ONU aprueba enviar una fuerza armada multinacional a Haití

 El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el despliegue de una fuerza armada multinacional en Haití, mientras el país lucha contra la violencia desenfrenada de las pandillas y la parálisis política.

La decisión ocurre luego de los insistentes llamados del primer ministro de Haití, Ariel Henry, por asistencia militar. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y los representantes de Estados Unidos también han instado firmemente a la comunidad internacional a respaldar dicha misión.

Trece miembros del consejo votaron a favor de la resolución, mientras que Rusia y China se abstuvieron.

Aunque la aprobó el poderoso Consejo de Seguridad de la ONU, la fuerza multinacional no estaría formalmente bajo control de la ONU. Se espera que la dirija Kenya, que ha prometido 1.000 agentes para encabezar la misión.

Varios de los vecinos de Haití ––Antigua y Barbuda, las Bahamas y Jamaica–– también han ofrecido apoyo a la misión.

Las pandillas en guerra controlan gran parte de Puerto Príncipe, la capital y puerto principal de Haití, cortando líneas de suministro vitales al resto del país. Los miembros de pandillas también han aterrorizado a la población metropolitana, obligando a unas 200.000 personas a huir de sus hogares en medio de oleadas de asesinatos indiscriminados, secuestros, incendios provocados y violaciones.

En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York el 22 de septiembre, el primer ministro Henry dijo a sus países vecinos que era “urgente” que el Consejo de Seguridad aprobara una misión militar para restablecer el orden en Haití.

La violencia ha exacerbado una inestabilidad más amplia en todo el país, sostuvo Henry, al señalar que la inflación se ha disparado más del 50%, dejando a 4,9 millones de haitianos con dificultades para alimentarse, un nuevo récord deprimente para el país.

En una declaración del mismo día, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, instó a la comunidad internacional a apoyar el plan y proporcionar asistencia, incluido personal.

Estados Unidos está dispuesto a brindar “una sólida asistencia financiera y logística”, dijo Blinken, y agregó que la administración Biden tiene la intención de trabajar con el Congreso para ofrecer 100 millones de dólares para la medida.

Se espera que la misión fortalezca la seguridad local y refuerce a la Policía Nacional de Haití en su persecución de las pandillas. Las fuerzas de seguridad de Haití ya reciben cierto apoyo internacional, pero siguen careciendo de personal y armas.

Los críticos de la misión han señalado escándalos asociados con las misiones de paz de la ONU en Haití, incluidas acusaciones de abuso sexual y la introducción de una mortal epidemia de cólera, que mató a casi 10.000 personas.

Algunos haitianos también cuestionan el mandato del primer ministro Henry, quien asumió el liderazgo del país después del asesinato del presidente Jovenel Moise en 2021.

Henry ha dicho que las tan esperadas elecciones en Haití no podrán celebrarse hasta que el país alcance un nivel básico de seguridad.

Reacciones a la decisión de la ONU

Ante la noticia sobre la fuerza armada multinacional que aprobó para Haití el Consejo de Seguridad de la ONU, el presidente de República Dominica, Luis Abinader, dijo en su cuenta de X (antes Twitter) que la medida es “un significativo avance para la pacificación de Haití; abogamos por proceso definitivo de desarrollo institucional y económico por los haitianos”.

Por su parte, la Casa Blanca calificó la decisión de “un hito importante para brindar ayuda muy necesaria al pueblo de Haití que ha sufrido durante demasiado tiempo a manos de criminales violentos”. “Agradecemos a nuestros socios en el consejo por actuar rápidamente para aprobar esta decisión, que respalda formalmente la misión y establece el marco sobre cómo la comunidad internacional puede apoyar mejor a Haití en este momento crítico”, dijo el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan en un comunicado el lunes.

“Hoy hemos dado un paso importante, pero nuestro trabajo para apoyar al pueblo de Haití no ha terminado. Ahora es crucial que nos centremos en avanzar en la movilización del apoyo internacional necesario para desplegar esta misión de forma rápida, eficaz y segura”, completó.

En contraste, el representante de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, sostuvo que la decisión del Consejo de Seguridad está “mal calibrada”.

Si bien reconoció la escala y la urgencia de los problemas de seguridad de Haití, expresó su desacuerdo con invocar el Capítulo 7 de la Carta de la ONU “esencialmente a ciegas”, diciendo que este tipo de autorización requiere una comprensión total de la responsabilidad y las posibles consecuencias. “Hay que entender que enviar fuerzas armadas de otro estado a cualquier país, incluso si este lo solicita, es una medida extrema que debe evaluarse detenidamente”, explicó Nebenzia.

“El comienzo de un nuevo capítulo”

Un funcionario del gobierno de Kenia agradeció al Consejo de Seguridad de la ONU por adoptar una resolución para enviar una fuerza multinacional a Haití para sofocar la violencia de las pandillas.

“Agradezco al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas #CSNU por adoptar la resolución que otorga el mandato de intervenir en Haití para ayudar a nuestros hermanos y hermanas que sufren”, escribió el secretario del Gabinete de Asuntos Exteriores y de la Diáspora de Kenia, Alfred Mutua, en X, anteriormente conocido como Gorjeo.

Mutua también agradeció a quienes “participaron de manera constructiva para que la resolución fuera adecuada a su propósito”.

Mutua describió la decisión como un “comienzo de un nuevo capítulo” y dijo que el “mandato no se trata sólo de paz y seguridad, sino también de la reconstrucción de Haití: su política, su desarrollo económico y su estabilidad social”.

Fuente externa

Deja un comentario